Algunas iglesias protestantes en Cuba que abogan por su propio concepto de familia original se oponen a que la nueva Constitución cubana reconozca el matrimonio igualitario, y la no discriminación por motivos de género.

Activistas de la comunidad LGBTIQ cubanos así como investigadores apoyan el anteproyecto de la Carta Magna, y explican que sería un paso de avance que permitiría que el sistema legal cubano se parezca más al momento que se está viviendo.

La periodista Luz Escobar del diario independiente cubano 14yMedio explica que muchas personas están en contra de la campaña de la iglesia, también porque han usado niños con pancartas en sus manos para difundir un mensaje de homofobia.


“El código moral teológico no influye en la toma de decisiones políticas” en un Estado laico explicó el investigador Rubén Padrón, que reconoce el derecho de los religiosos a oponerse al matrimonio igualitario.

Escobar también tildó de pacato todo el discurso de la televisión estatal para defender los derechos de la comunidad LGBTIQ; y lo contrapone con la diversidad que se expresa en las redes sociales.

Algunos tildan a la prensa oficialista de homofóbica, y de estar por debajo del cambio, que en realidad plantearía la ley.

Luz Escobar también mencionó que cuando se habla de diversidad en Cuba, no se habla de la “diversidad política”, y que no se puede hablar de diversidad sexual cuando la diversidad política en la Isla está condenada, y concentrada en el Partido Comunista de Cuba (PCC), único legal en el país durante décadas.

(Con información de Diario de Cuba)