Gustavo Falcón de nacionalidad cubana, era uno de los “Cocaine Cowboys” (vaqueros de la cocaína) de Miami en la década del 80.

Falcón estuvo prófugo de la Justicia durante 26 años, este jueves se declaró culpable de cargos vinculados con drogas que se remontan a décadas atrás, dio a conocer EFE.

En abril próximo será condenado el narcotraficante, que enfrenta una sentencia de hasta 20 años de prisión, sin embargo esta podría verse reducida luego del acuerdo de culpabilidad alcanzado por la Fiscalía del estado.

En los 80, cuando Miami era el centro de tráfico de drogas en el país, el cubano de 56 años era uno de los que más resaltaba. Ahora, es el décimo y último de los cowboys que va a los tribunales en el caso.


En junio de 2017, se declaró no culpable de los cargos presentados en su contra en 1991 por delitos relacionados a importantes operaciones de tráfico de cocaína por esa época.

Gustavo había desaparecido luego de ser acusado junto con su hermano, Augusto “Willie” Falcón, y Salvador “Sal” Magluta, todos de origen cubano, siendo el único de la red que no había caído en manos de las autoridades.

Los “Cocaine Cowboys” llegaron a ganar unos 2.000 millones de dólares, con la venta de al menos 75 toneladas de cocaína en EEUU, entre 1978 y 1991; operando una de las mayores redes de narcotráfico del país.

Augusto Falcón, el menor de los hermanos, fue detenido por la Policía en las proximidades de Orlando, Florida, donde vivía con su esposa bajo un nombre falso.

En un primer juicio en 1996, Magluta y “Willie” Falcón fueron absueltos, en dicho juicio sobornaron a testigos y al menos a un jurado, descubrieron más tarde agentes del FBI.

“Willie” Falcón, finalmente llegó a un acuerdo con la Fiscalía, y fue condenado a 20 años de cárcel, mientras que Magluta fue sentenciado a una pena de 205 años de privación de libertad, reducida después a 195 años.

En junio pasado “Willie” Falcón quedó en libertad, y actualmente mantiene una batalla legal para no ser deportado a Cuba, ya que no posee la ciudadanía estadounidense.

(Con información de Diario de Cuba)