Eduardo Arocena es liberado de prisión en EEUU- Foto familiar tomada de AmericaTeVe

Las autoridades estadounidenses excarcelaron el pasado viernes a Eduardo Arocena, un cubano que luchó con las armas contra la dictadura de Fidel Castro y fue condenado a cadena perpetua por terrorismo en Estados Unidos, cubrió un reportaje especial de America Noticias.

La excarcelación fue confirmada al citado medio por la esposa de Eduardo, Miriam Arocena, quien no cesó de pedir su liberación a diferentes administraciones norteamericanas.


“Llevamos 53 años de casados. Yo sólo le pedía a Dios que me lo trajera vivo y Él me lo concedió”, dijo Miriam Arocena de 77 años al periodista Mario Pentón.

Miriam Arocena sufrió un infarto cerebral tras visitar a su esposo en la cárcel en 2017 para renovar los votos matrimoniales. “Lo que vi fue tan desgarrador… me partió el corazón”, apuntó.

Juzgado por terrorismo, actos intimidatorios y asesinato en 1984, Arocena fue condenado a dos cadenas perpetuas. Fue acusado del asesinato, en 1980, del agregado de la misión diplomática cubana ante Naciones Unidas, Félix García Rodríguez, y el FBI lo señaló como el cabecilla que estuvo detrás de al menos dos asesinatos y más de 30 explosiones en Nueva York, Nueva Jersey y Florida, entre 1975 y 1983.

Los ataques de la organización Omega 7 que lideraba Arocena incluyeron el Centro Lincoln de Artes Escénicas, las misiones diplomáticas de Cuba y la ex Unión Soviética en la ONU así como las sedes de diversas empresas que hacían negocios con la isla.


Las investigaciones también vincularon al grupo de Arocena con un plan de explosivos en el Aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York, el 25 de marzo de 1979. En total el tribunal lo halló culpable de 25 delitos, además de falso testimonio ante un gran jurado.

En enero de 1983, tres negocios de Miami fueron blanco de bombas acompañadas por comunicados que otorgaban el crédito a “Omar, Jefe de los Comandos Omega 7’’.

Eduardo Arocena estaba en la cárcel federal de Rochester, y su posible liberación era en 2050. Su salud se deterioró después de que en 2011 sufriera un derrame cerebral.

Su esposa dice que su vida ha sido como la de Penélope, el clásico personaje de la Ilíada que encarna la espera paciente.

“Siempre llevo en mi bolso tres cosas: su peine, su pañuelo y la foto del día en que nos casamos”, dijo a este reportero en 2016 durante una de las muchas campañas por la liberación del preso.

“El motivo de mi vida es esperarlo. No sé hasta cuando pero yo me mantengo fiel a él y, algún día, estoy segura que podremos sentarnos en un banco y conversar en algún parque”, agregó en aquel momento.