La opositora cubana Rosa María Payá, líder de la plataforma CubaDecide instó a «la comunidad internacional a empezar desde ahora a exigir que se cumplan los requisitos mínimos para que ese proceso de referendo electoral sea creíble», haciendo un llamado a supervisar el referendo sobre la reforma constitucional cubana, previsto para el 24 de febrero de 2019.

Los cubanos participan desde agosto pasado y hasta mediados de noviembre, en reuniones supervisadas por el régimen para «debatir» el borrador de la Carta Magna que debe reemplazar al texto de la Constitución que data de 1976, y está aún vigente.

Payá puntualizó que en Cuba «la ciudadanía no puede fiscalizar el referendo, no puede hacer campaña por una u otra opción (respaldar o rechazar la reforma), no puede tener acceso a la prensa, a la información».

El proyecto de Constitución castrista mantiene el papel rector del Partido Comunista y la «irrevocabilidad» del socialismo, sin consultar a los isleños.


La activista también advirtió que se deben cumplir los «requisitos mínimos» en la consulta, como el «acceso a la prensa, libertad de expresión, y posibilidad de hacer campaña para las dos opciones».

Rosa María participa esta semana en una conferencia internacional en honor del ganador del VI Premio Vaclav Havel de Derechos Humanos, el activista checheno Oyub Titiev, que tiene lugar en Praga.

La disidente cubana además pidió al régimen de La Habana que permita la entrada de observadores de la Unión Europea (UE), de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de los parlamentos de países europeos y latinoamericanos.

En su discurso en la capital checa denunció que en el actual Acuerdo de Diálogo y Cooperación entre la UE y Cuba, se habla de la Isla como de una «democracia de un solo partido», cuando esto no es cierto, no puede existir democracia sin diálogo, y sin darle la oportunidad a millones de cubanos de ser verdaderamente escuchados o representados.

Asimismo Payá alertó que los resultados de la consulta de febrero 2019 serán «una señal para la comunidad internacional para ver si seguirá tomando como legítimo un régimen que el pueblo cubano no ha legitimado».

La opositora expresó su preocupación por el aumento represivo por parte del designado gobernante Miguel Díaz-Canel contra el pueblo cubano, y recordó la huelga de hambre de 57 días del activista Tomás Núñez Magdariaga.

«Europa tiene la oportunidad de decidir si se va a comprometer con el régimen o con el pueblo cubano», subrayó la hija de Oswaldo Payá, opositor cubano que murió en extrañas circunstancias en la Isla.

(Con información de Diario de Cuba)