Destrozos en La Habana (Imagen de Luz Escobar, reportera de 14yMedio)

La ola de tuits donde los voceros del régimen castrista muestran su indolencia para con el pueblo exacerba a la comunidad cubana que tiene el privilegio de acceder a las redes sociales.


Las recientes declaraciones del ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera de Cuba, Rodrigo Malmierca en Twitter generan malestar en más de uno.

Malmierca aseguró que se celebrará el 500 aniversario de La Habana, luego de recuperarse de los daños que dejó el tornado, «pero antes votaremos Sí por la nueva constitución».

Anteponiendo la agenda política de la dictadura al dolor de las pérdidas humanas y materiales de un pueblo que ha acabado de pasar por un evento climatológico sin precedentes en la capital cubana, y que desde hace mucho tiempo sobrevive en la miseria y en la precariedad a que le ha sometido el castrismo con 60 años en el poder.


El titular de Comercio no ha sido el único que ha desatado la ira en redes sociales, así lo han hecho también el designado gobernante cubano Miguel Díaz-Canel, y el ministro de Turismo cubano Manuel Marrero Cruz.

«A un #Tornado devastador, un tsunami humano de reconstrucción. #Cuba conoce y practica la #Solidaridad. Una sociedad organizada, una economía planificada, un gobierno socialista, siempre tendrán reservas para que nadie quede desamparado», escribió Díaz-Canel junto a las etiquetas «Somos Cuba», «YoVotoSí», en oposición al «YoVotoNO», de los que se oponen a seguir viviendo bajo un régimen totalitario.

Hay que recordar que la economía planificada y el gobierno socialista cubano le vende la comida a los damnificados, y envía a sus oficiales de la policía a que impidan que la ayuda llegue a los que más la necesitan porque han perdido todo.

«Hemos realizado un recorrido posterior al evento meteorológico ocurrido en la capital en la noche de ayer. Todas las instalaciones turísticas se encuentran operando, pues no han sufrido afectaciones», dio a conocer Marrero Cruz, promocionando en medio del caos que Cuba es un destino seguro para el turismo, y ofrece para los extranjeros servicios de calidad.