El artista cubano Joaquín Ferrer inauguró el 29 de mayo una retrospectiva de su obra en la Casa de América Latina de París, en la que reunió más de un centenar de cuadros y dibujos creados desde sus años de juventud en La Habana.

La nueva muestra abrirá sus puertas al publico del 30 de mayo al 9 de septiembre próximos.

Se trata de uno de los primeros eventos de los más de 200 previstos en la IV Semana de América Latina y el Caribe, que comenzó en Francia este sábado y concluirá el 9 de junio, coordinada desde el ministerio francés de Asuntos Exteriores, en colaboración con las embajadas latinoamericanas y otros organismos públicos y privados.

El comisario de la retrospectiva, Serge Fauchereau, subrayó que como sus amigos Jorge Camacho y Agustín Cárdenas, Ferrer comenzó interesándose en el surrealismo, pero guardó siempre cierta distancia y prefirió un mundo no figurativo, “ni onírico ni fantástico”.


Para el comisario, la obra de Ferrer, que llegó a París gracias a una beca obtenida en 1960 para continuar sus estudios y decidió quedarse definitivamente, revela su perpetua atención para con los seres y las cosas, las formas, los colores y las estructuras de los árboles, los pájaros o las variaciones de la luz.

(Con información de el Nuevo Herald)