Una familia de Fort Myers tuvo un tenebroso visitante a tardes horas de la noche.

Greg Budd dijo que se levantó el viernes alrededor de la 2 a.m. para beber un vaso de agua cuando escuchó unos ruidos en la parte trasera de su casa en Fort Myers.


Se trataba de un cocodrilo de casi 8 pies. Budd dijo que el inmenso lagarto primero se acercó a la puerta de la vivienda y luego se alejó hacia la piscina en donde se tiró a nadar. Fue entonces que decidió llamar al 911.

«Ellos preguntaron cuál es tu emergencia y yo dije, ‘bueno, tenemos un caimán tocando nuestra puerta’. Y ella repite: ‘¿qué? ¿Cuál es tu emergencia? ‘ Y yo repito ‘hay un caimán tocando nuestra puerta’, dijo Budd a WFLA.

Con su teléfono móvil Budd grabó como intentaban remover al cocodrilo de la piscina.