Un estadounidense residente en Nueva York se molestó al escuchar a unos empleados en un local de comida hablando español y los amenazo con llamar a ICE para que los vote del país.

«Tus empleados están hablando en español cuando deberían estar hablando en inglés… Esto es América, tendrían que estar hablando inglés» dijo el hombre molesto.

«Seguro son indocumentados, lo próximo que voy a hacer es llamar ICE y que los expulse de mi país» dijo.


«Si tienen los huevos de venir aquí y vivir de mi dinero, yo pago por sus ayudas, yo pago por su estancia aquí. Lo menos que pueden hacer es hablar en inglés» continuó.

Muestras de racismo contra los hispanos son cada vez más frecuentes en algunas zonas de Estados Unidos.