El grupo español Repsol realizó en Alaska, el mayor descubrimiento de petróleo convencional logrado en los últimos 30 años en suelo de Estados Unidos.


Estos recursos identificados ascienden a 1.200 millones de barriles de crudo ligero. Este descubrimiento amplía en 32 kilómetros una formación descubierta en campañas de exploración de 2014 y 2015 en la zona de Pikka, Alaska.

El plan de desarrollo preliminar de Pikka contempla que la producción se inicie a partir del 2021, con un potencial de alrededor de 120.000 barriles de petróleo al día.

Repsol, ha realizado desde el 2011, múltiples descubrimientos en la zona de North Slope, junto con la compañía estadounidense Armstrong Energy.

En las distintas campañas que se han realizado en esta zona, se han puesto de manifiesto un revelador potencial. Asimismo, las infraestructuras existentes en Alaska permitirán que los recursos se desarrollen con mayor eficiencia.