Autoridades locales confirmaron la muerte de 3 personas en el Festival de Ajo de Gilroy, al norte del estado de California, ayer en horas de la tarde.

El jefe de la policía de Gilroy, Scott Smithee, dijo que un hombre armado con un rifle abrió fuego desde una cerca contra la multitud disparando aparentemente a personas al azar.


Un niño de 6 años, identificado como Stephen Romero, estaba entre los tres muertos, informó CNN. La mamá de Stephen y su abuela se encuentran entra las personas heridas, recuperándose en el hospital.

Las autoridades respondieron al tiroteo y mataron al sospechoso que además dejó 11 personas más heridas.

El tiroteo tuvo lugar alrededor de las 5:30 pm, el domingo, en el tercer día del popular festival que se celebra en la ciudad conocida como la «Capital del Ajo». El festival atrae a un aproximado de 100,000 personas cada año.

Algunos testigos informaron sobre un segundo sospechoso, dijo Smithee, pero no estaba claro si esa persona estaba armada o simplemente había prestado asistencia. Una persecución continuó hasta altas horas de la noche.

Smithee calificó la escena del festival como una «pesadilla que esperas que nunca tengas que vivir».


Los heridos fueron trasladados a varios hospitales, y sus condiciones variaron de justas a críticas, y algunos fueron operados el domingo por la noche. Al menos cinco fueron tratados ambulatoriamente.

Las autoridades no han revelado la identidad de las víctimas.