Daisy Báez, representante estatal renunciará a su puesto en la Cámara de la Florida el 1 de noviembre, luego de asumir la culpa de cometer perjurio en un caso abierto a causa de su residencia legal, dijo ayer en la noche Báez al Miami Herald.


La demócrata de Coral Gables, también deberá pagar una multa de $1,000, tomar un curso de ética y cumplir un año de libertad provisional, en concordancia con el acuerdo de culpabilidad de la Fiscalía Estatal del Condado Miami-Dade.

Y se subraya no podrá ocupar ningún cargo público.

“El 1ro. de noviembre, presentaré mi renuncia como miembro de la Cámara de Representantes de la Florida”, declaró la representante estatal.

“Quiero darle las gracias a los residentes de la Florida, del Condado Miami-Dade y del Distrito 114 por darme la oportunidad de servirles. Ha sido un gran honor poder hacerlo”, añadió.


Las investigaciones a Báez comenzaron luego de un reportaje publicado por Herald el 16 de mayo, donde se decía que la demócrata no aparecía como residente del Distrito 114 de la Cámara, tal como lo exige la Constitución de la Florida. La representante dijo que había alquilado un apartamento dentro del distrito. Alegando tener dos residencias.

Pero la Fiscalía descubrió que vivía en la casa de la que es dueña en el Distrito 112, y no rentó la propiedad en el Distrito 114 hasta después que el diario publicara la historia.

La controversia forzó a la representante estatal a retirarse de la contienda para ocupar un cargo en Distrito 40 del Senado.

En noviembre de 2016, Daisy Báez fue electa para un escaño que anteriormente había ocupado el republicano, Erik Fresen. La renuncia de la representante deja a los demócratas con sólo 40 legisladores en la Cámara de 120 miembros.

(Con información de El Nuevo Herald)