Sí, es cierto que la prostitución es el oficio más antiguo del mundo, y en Cuba siempre ha existido, pero en los últimos años, con especial énfasis en la década del 90 el fenómeno se ha expandido en la Isla, donde es triste ver como la decadencia se apodera de las vidas de los cubanos, desde la prostitución de estudiantes de pre-universitario, hasta sectores marginales; el flagelo impacta a la sociedad; y ya hace unos meses se extendían unas recomendaciones de viajes a los canadienses, donde se les “alertaba” de la existencia de los “jineteros” cubanos.

El jueves de la pasada semana la policía efectuó una redada en el municipio Habana Vieja; una joven bajo condición de anonimato detalla: “Llegaron varios oficiales de la policía en motos, todos vestidos de civil, y se nos lanzaron encima. A mí no me cogieron gracias a que salí corriendo, pero a muchas de mis amigas se las llevaron presas y no sé qué ira a pasar con ellas”.

En la Mayor de las Antillas la prostitución es penada por la ley; por lo que las jóvenes detenidas podrían ser condenadas a largas penas, dependiendo de los antecedentes por realizar esa actividad.

En la redada policial, varias mujeres de entre veinte y veintiocho años fueron arrestadas por presunta prostitución. En el operativo también fue detenida una trabajadora de un bar estatal donde corría el negocio ilícito.


“Al parecer ya ellos tenían alguna información al respecto, porque luego de que arrestaron a mis amigas, también arrestaron a la empleada del bar, a la cual nosotras le pagábamos 1 CUC por cada una, para que nos dejara trabajar allí, es que era un buen lugar porque se llena de hombres que van allí para tomar ron y luego casi siempre quieren sexo”, comentó la mujer.

Ella también relató que en el momento de la redada, todas se encontraban concentradas en el pequeño local, situado en la calle Monte esquina Antón Recio. Las mujeres fueron conducidas por perseguidoras hacia una unidad policial.

La testigo dijo a Cubanet, que tanto ella como sus colegas cobran entre 5 y 7 CUC por ofertar estos servicios, y que pueden tener relaciones con más de diez hombres en el día.

“Ellos (los clientes) saben que solo disponen de 20 minutos y si quieren seguir deben pagar el doble. Nosotras hacemos de todo, siempre y cuando nos paguen por hacer otras cosas, que, por supuesto, cuestan más dinero”, explicó.

La gran mayoría de las jóvenes que se prostituyen, al menos en esa zona, comenta la mujer que logró escapar de la policía, vienen del oriente de Cuba, y afirma que se desplazan a la capital con intenciones de hacer dinero y sobrevivir, pues en los lugares de donde vienen las condiciones de vida son precarias.

“Gracias a esto que yo hago vive mi familia en Oriente, porque yo les envío dinero casi todas las semanas para que coman y se vistan (…) Muchas de mis amigas que fueron arrestadas tienen hijos pequeños, a los cuales han dejado en sus provincias con algún familiar, entonces desde aquí los mantienen, gracias a este trabajo”, acota.

Un cuentapropista del área, Lino Peñalver dijo a Cubanet, que la mayoría de las jóvenes se encuentran rentadas en viviendas de los alrededores del bar, y asevera que muchas de las que ejercen como prostitutas lo hacen por necesidad, y pocas “sólo lo hacen porque es el camino más fácil”.

También cuenta que los policías corruptos las chantajean, y que en disimiles ocasiones cuando las descubren las amenazan para que se acuesten con ellos, o les den dinero, y sólo así les permiten seguir trabajando.

El alojamiento en esas viviendas que no cuentan con buenas condiciones, según el cuentapropista les cuesta 50 CUC al mes.

“Pagan una millonada por cuarticos de mala muerte, que realmente no valen lo que les cobran, pero a ellas no les interesa porque realmente vienen para la capital con la idea de hacer dinero como sea”, agregó Lino.