Discurso de Raúl Castro en el acto por el 60 aniversario de la dictadura cubana

En el acto dedicado al 60 aniversario del régimen cubano en Santiago de Cuba, el dictador Raúl Castro dio un discurso de tinte «antiimperialista», reavivando la histórica tensión entre el Gobierno comunista y Estados Unidos. El primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC), advirtió al pueblo cubano que debe prepararse para afrontar «los peores escenarios» en las relaciones con el vecino del norte, reporta CubaNet.


«Ahora nuevamente el gobierno norteamericano parece tomar el rumbo de la confrontación con Cuba y de presentar a nuestro país pacífico y solidario como una amenaza para la región», fueron algunas de las palabra de Castro.

«Continuaremos priorizando las tareas de preparación de la defensa» con el objetivo de «preservar la soberanía y la paz», añadió el general de Ejército de 87 años.

En un discurso de unos 40 minutos, Castro expresó ante los presentes en el acto, «se cumplen 60 años del triunfo el 1 de enero de 1959, sin embargo la Revolución no ha envejecido, sigue siendo joven». Al mismo tiempo que habló sobre su satisfacción por la gestión de su sustituto, el designado gobernante cubano, Miguel Díaz-Canel.

Cabe mencionar que desde abril pasado, cuando Díaz-Canel, fuera designado por Raúl Castro como presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, la represión contra los opositores y la sociedad civil en general, se ha recrudecido en Cuba. Sin contar que en los últimos meses, los cubanos están padeciendo una crisis alimentaria, que ha sido la peor en más de una década, y que aviva las memorias del llamado «período especial» de los 90 del pasado siglo en la Isla.


El viejo autócrata acusó a Estados Uidos de intentar repetidamente forzar un «cambio de régimen» en Cuba, y pidió a «las mentes más equilibradas» del Gobierno estadounidense evitar «un escenario de confrontaciones que no deseamos», pero para el que el Gobierno de Cuba está preparado.

Auguró además que la nueva Constitución que irá a referendo el próximo 24 de febrero obtendrá un «respaldo mayoritario» del pueblo, que «demostrará en las urnas el respaldo mayoritario a su Revolución y al socialismo», silenciando como de costumbre a los que están en desacuerdo con una Carta Magna que no representa realmente a los cubanos, sino a la cúpula militar castrista, y que no admite en su seno el pluripartidismo.

Asimismo sostuvo que «altos funcionarios de la actual administración con la complicidad de algunos lacayos, difunden nuevas falsedades y otra vez intentan culpar a Cuba de todos los males de la región», en referencia al papel de Washington, por denunciar la influencia que el régimen cubano ha tenido en el hemisferio, apuntalando gobiernos totalitarios como el de Venezuela, Nicaragua, y sobre otros países latinoamericanos.

Al presidente brasileño Jair Bolsonaro, Raúl Castro lo acusó de «calumniar» y «repudiar» a los profesionales de la salud de la Mayor de las Antillas que participaban en el programa «Más Médicos».