La cadena de supermercados Publix, con sede en Lakeland en el estado de Florida, está pidiendo a sus clientes que no porten armas de fuego en su propiedad.

Aunque la Florida no es un estado donde se puede portar abiertamente, Publix tiene mercados en otros estados donde la ley si permite que las personas llevan armas de fuego consigo.


En estos casos, Publix se une a otros negocios como Target, Walmart, CVS y Walgreens, solicitando a sus clientes que se limiten a ingresar estos dispositivos a sus tiendas.

«Publix respetuosamente solicita que solo los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley porten abiertamente armas de fuego en nuestras tiendas», dijo el miércoles un vocero en un comunicado a Local 10 News.

Publix opera en estados que permiten portar abiertamente en público como Alabama y Carolina del Norte.

La política viene después del tiroteo en un Walmart en Texas donde murieron 22 personas el pasado 3 de agosto.


Walmart además de pedir que no se acceda a sus tiendas con armas de fuego, anunció que dejaría de vender pistolas y municiones cuando se agote la mercancía actual en inventario.