Foto de John Mahoney/Montreal Gazette

Un grupo de personas frente la sede de la cadena televisiva TVA en Montreal se manifestaron el sábado para pedir el fin del turismo canadiense en Cuba.


El grupo, en defensa de los derechos humanos, denunció la miseria y represión que viven los cubanos en la Isla visitada cada año por miles de canadienses que van de vacaciones y llevan dinero a la dictadura.

“Los turistas ven los hermosos hoteles y los hoteles y las playas, pero no entienden que están apoyando a un gobierno que no respeta los derechos humanos”, dijo al Montreal Gazette Alba Serena, una de las organizadoras del mitin que atrajo a 150 personas.

“Los medios han ignorado la situación en Cuba”, dijo Serena. “Vemos historias todo el tiempo sobre lo mal que están las cosas en Venezuela, pero todo lo que vemos de Cuba son las playas. La gente necesita saber que tan solo a una hora de esas playas, hay gente que se muere de hambre».

La reunión de Montreal fue parte de una serie de eventos realizados en todo el mundo en apoyo del Movimiento San Isidro que ha atraído la atención de los medios internacionales.


“Las personas que fueron arrestadas fueron liberadas al día siguiente, pero ahora están confinadas en sus casas y hay policías afuera”, dijo Serena sobre la situación actual de los huelguistas cubanos.

Cuba ha culpado durante mucho tiempo a un boicot económico de Estados Unidos por sus problemas internos, pero Serena dijo que el gobierno descuida a su gente.

“Lo único que les importa son los turistas y ellos mismos”, dijo. “Hay gente que vive de azúcar y agua y los niños no tienen más que una rebanada de pan con aceite untado. Los maestros intimidan a los niños en la escuela si sus padres se quejan de las condiciones.

«Los turistas ven un paraíso, pero esa no es la realidad para los 11 millones de personas que viven allí».

Los manifestantes sostenían carteles con los siguientes mensajes.

«Cuba, régimen totalitario. #todossomossanisidrro», «Quebec Despierta, Cuba es un régimen político autoritario, establecido y mantenido con la violencia», «Fin a la dictadura cubana».

En Miami también se realizó una manifestación en apoyo al movimiento. Cientos de cubanos alzaron sus voces en la Calle Ocho en las afueras del restaurante cubano el Versailles. También en Barcelona cubanos protestaron en las afueras del Consulado cubano en esa ciudad.