La Unión Estadounidense para las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) convocó este domingo, a protestar en los aeropuertos de toda la Florida, incluído el de Miami (se reunirán en la puerta D), para rechazar la orden ejecutiva rubricada por el presidente Trump, que impide la entrada al país a ciudadanos de siete países de mayoría musulmana, (Irán, Siria, Irak, Somalia, Sudán, Yemen y Libia), por 90 días.

Ros-Lehtinen congresista republicana, expresó que se oponía a, “la suspensión de visas de los siete países mencionados porque podríamos haber cumplido nuestro objetivo de mantener nuestra patria segura mediante la implementación inmediata de procedimientos de selección más minuciosos”.

“En ningún caso se debe aplicar esta orden a las personas a las que ya se hayan expedido visados o que ya sean residentes legales estadounidenses permanentes”.

La orden ejecutiva rubricada por Trump, ha tenido un eco mundial de señalamientos y críticas. Justin Trudeau, primer ministro de Canadá, publicó en Twitter que, “a aquellos que huyen de la persecución, el terror y la guerra, los canadienses le darán la bienvenida, independientemente de su fe. La diversidad es nuestra fuerza”. Aseguró, además, que los que tengan pasaportes canadienses con doble nacionalidad no tendrían ninguna afectación.


El canciller del Reino Unido, Boris Johnson, también publicó un tuit que trataba de “divisionista y equivocada” a la política de “estigmatizar a partir de la nacionalidad”.