En un área comercial de la Pequeña Habana, propietarios de negocios han denunciado presuntas irregularidades en un masivo proyecto de reparaciones en la céntrica calle Flagler.


Uno de estos propietarios es la dueña del conocido restaurant “Selva Negra”. Su establecimiento ha experimentado disminución en los índices de ventas desde que las obras en la calle Flagler comenazaron en abril de 2015. El proyecto tiene como objetivo la reparación de las calles, aceras y el sistema de alcantarillado de la calle Flagler.

Pedro Pablo, un joyero y propietario de establicimiento refiere también su malestar con el proceder de las obras: “No han terminado esto y ya van a empezar a romper de la 27th a la 75th, cada día empeora la cosa y ya hay negocios que han cerrado”.

Lo cierto es que medio de las obras, el bullicio y la suciedad que acarrean, también el tráfico se congestiona y hasta las personas de la tercera edad residentes del área han visto su rutina violentada.