La cifra de fallecidos en las Carolinas por el huracán Florence asciende a 14, más los cientos de personas evacuadas porque sus casas se inundaron, y aunque la tormenta se ha degradado a depresión tropical, este domingo se preparaban en Carolina del Norte para lo que podría ser la próxima etapa de un desastre, a la espera del desbordamiento de ríos generalizados y catastróficos, reporta El Nuevo Herald.

Florence tocó tierra con vientos de 145 kilómetros por hora (90 millas por hora), y se estacionó durante gran parte del fin de semana sobre las Carolinas.

Los destrozos se empezaron a sentir a causa de las marejadas, inundaciones repentinas y vientos fuertes, equipos civiles y voluntarios junto a la Armada y a la Guardia Costera usaron helicópteros, embarcaciones y vehículos para llevar a cabo rescates.

Expertos del clima alertaron que el nivel del agua en los ríos aumentaba hacia niveles récord, ante lo que pudiese avecinarse, se pronostican las peores inundaciones en la historia de Carolina del Norte, miles de personas fueron evacuadas.


Los niveles del agua aumentan constantemente, con pronósticos que indican que los ríos podrían llegar a su máximo el domingo y lunes, los ríos que posiblemente se desborden ocasionando inundaciones en localidades aledañas, son el Little, Cape Fear, Lumber, Neuse, Waccamaw y Pee Dee.

Hasta 7.500 personas están siendo evacuadas, por otra parte más de 60 centímetros (dos pies) han caído en algunas zonas, e incluso se vaticina un adicional para este domingo de 45 centímetros (1.5 pies).

En la madrugada del domingo Florence se convirtió en una depresión tropical, se desplazaba hacia el oeste a 13 km/h (8 mph), al sureste de Columbia, sus vientos han disminuido a 55 km/h (35 mph).

(Con información de El Nuevo Herald)