Primera estadounidense de origen cubano en el espacio, la Dra. 
Serena Auñón-Chancellor

La primera estadounidense de origen cubano en el espacio, la Dra. Serena Auñón-Chancellor, luego de meses de planearlo, realizó una videoconferencia de 20 minutos para alumnos no científicos, de una escuela de gimnasia de South Miami, La Mandelstam School, como parte de un programa Downlink de la NASA, en el Centro Espacial Johnson, en Houston, reporta El Nuevo Herald. 


“Hola, Mandelstam School, esta es la Estación Espacial Internacional. ¡Bienvenidos!”, fueron las primeras palabras de la cubanoamericana. 

Auñón-Chancellor habló sobre la vida a bordo de la Estación Espacial Internacional y asombró a los adolescentes con sus maniobras en la ingravidez. 

También una pariente, de origen cubano de la cosmonauta hizo posible que la escuela seleccionada fuera la del Sur de la Florida, se trata de su prima, Magdalena Maury. 

Sin embargo las primas no se conocían, ya que la capacitación de Auñón-Chancellor la ha llevado a muchos lugares lejanos, como Antártida, por lo que Maury vio por primera vez a Serena el viernes. 

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

“Creo que es asombroso que dada nuestra historia —[nuestra familia] vino de Cuba— que alguien de nuestra familia haya podido trabajar duro y lograr algo tan importante”, sostuvo la maestra.

“Yo trato de enseñar eso a los niños”, agregó. 

Los alumnos no podían contener la emoción, los chicos que al menos dedican una hora y media a la gimnasia, estaban maravillados antes las contorsiones de la cubano-estadounidense en el espacio.  

“Acá arriba nos acostumbrarnos a no tener que sostener las cosas con las manos. Nos hemos convertido en bailarines. El cerebro aprende rápido”, contó la Dra. Serena. 

Cada uno de los estudiantes pregunto curiosidades sobre la vida de la profesional en el espacio. 

Preguntas recurrentes como: ¿Tiene la comida el mismo sabor en el espacio? ¿Lucen diferente las estrellas?¿Cuando se regresa a la Tierra, qué tiempo demora el cuerpo en acostumbrarse a la gravedad?, fueron respondidas con paciencia por Auñón-Chancellor. 

Los estudiantes de Mandelstam School, podrán disfrutar además de una 
réplica de la estación espacial en la escuela. 

La maestra de Ciencias, Vicki Koller transformó su aula en un laboratorio personal, como si estuvieran en la estación trabajando con la astronauta.