El sitio oficialista Cubadebate reacciona a una publicación de Eduardo Nantes Bolsonaro, hijo del presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, donde pide apoyo y unión para destruir la dictadura cubana.

Bolsonaro se reunió con el director del Directorio Democrático Cubano, con sede en Miami, Orlando Gutiérrez Boronat, a quien la prensa estatal llama “terrorista” que aboga por la llamada “desobediencia civil” en la Isla, cuando Boronat es un simple defensor de los derechos humanos, cuya familia tuvo que huir de Cuba en 1971 en busca de libertad.

“La izquierda se unió y generó una dictadura sanguinaria en Cuba. Llegó la hora de unirnos para deshacer la bestia que ellos hicieron”, tuiteó Nantes Bolsonaro, junto a la imagen con el luchador anticastrista.

Para el régimen de La Habana, esto es otra prueba de las intenciones del nuevo gobierno de Brasil, y de “toda la derecha” para “destruir la nación caribeña”, mencionando que la primera parte de la embestida fue “lo realizado contra los profesionales cubanos de la salud que participaban en el programa Más Médicos”.


¿Qué hizo Jair Bolsonaro a los médicos cubanos?

La única intención del presidente electo del país suramericano es brindarle una oportunidad única a los cubanos, Bolsonaro no fue quien rompió con el programa Mais Medicos, sí exigió a Cuba un acuerdo justo y humano para sus médicos, propuso pagarle a los galenos isleños su salario íntegro y directamente, y que llevaran a sus familiares a las misiones.

El Gobierno cubano se negó rotundamente a que Brasil pagara directamente a los médicos cubanos, a que tuviesen la oportunidad de llevar a su familia consigo, y de revalidar sus títulos en la nación carioca. El castrismo se apresuró y rompió con el acuerdo, culpando a Bolsonaro del fin de Más Médicos.

El líder de derecha aseguró daría asilo a todos los profesionales de la salud cubana que optaran por quedarse en Brasil, y La Habana está incómoda, porque perdió el negocio, y también puede perder una cifra considerable de médicos.

Según Cubadebate Jair Bolsonaro “ha manifestado palabras directas, despectivas y amenazantes, contra los médicos cubanos, con cuestionamientos a su preparación y con el condicionamiento de la reválida del título como elemento indispensable para su permanencia en el programa, iniciado durante el gobierno de Dilma Rousseff”.

Nuevamente el régimen cubano publica para sus lectores la versión que les conviene mostrar al mundo, el presidente electo del país suramericano rechazó que el Gobierno de Miguel Díaz-Canel pretendiera seguir explotando a los galenos isleños mediante el programa rubricado con Brasil, y se mostró abiertamente en desacuerdo con el tratamiento de “esclavos” que Cuba da a sus profesionales.

La prensa oficialista, arremetió primero contra Bolsonaro, y luego contra Gutiérrez Boronat a quien acusó de incitar actos terroristas, y de cooperar con los servicios de inteligencia de EEUU.