Las prácticas religiosas en La Habana a menudo contaminan las calles con desechos de animales muertos y basura.

Tanto los habitantes como los trabajadores encargados de recoger residuos urbanos se quejan de la mala situación de higiene pública.