Los veranos del sur de Florida suelen ser calurosos, húmedos, con tormentas y pueden traer consigo también uno o dos episodios de polvo, lo que reduce la calidad del aire y oscurece los cielos tropicales.

Este polvo se origina en la mitad del mundo en el desierto del Sahara, donde las líneas de turbonada estacional de tormentas con vientos muy fuertes levantan el polvo en el aire.


Ese aire polvoriento luego se transporta a través del Atlántico con los vientos alisios del este, que a menudo llegan al Caribe y América del Norte.

Si bien el polvo reduce la calidad del aire debido a las partículas finas que caen suavemente del cielo, el polvo también esparce hierro y otros minerales beneficiosos sobre el océano y la tierra.

La capa de polvo también tiende a inhibir el desarrollo de tormentas tropicales.

Se espera que el polvo se adentre en el Golfo a finales de esta semana, pero otra gran columna de polvo podría llegar al sur de Florida a principios de la próxima semana.


Las personas con problemas respiratorios o sensibilidades al polvo fino deben evitar el aire exterior tanto como sea posible.