Agentes de la policía en Florida mataron a tiros a un paciente desarmado que dijo a los trabajadores de la sala de emergencia del hospital que tenía un arma y que «iba a terminar aquí hoy».


El jefe de policía de Orlando, John Mina, dijo durante una conferencia de prensa que el hombre fue llevado al Orlando Regional Medical Center por una afección médica. Después de llegar al hospital, Mina dijo que el hombre le dijo al personal que allí «dispararía a cualquiera que se le acercara». Llamaron a la policía y cerraron la sala de emergencias.

Los negociadores comenzaron a comunicarse con el hombre, pero Mina dijo que los oficiales decidieron acercarse al hombre porque algunos pacientes necesitaban tratamiento inmediato. El jefe de policía dijo que el hombre pareció buscar un arma y los oficiales le dispararon.

«Todo el tiempo durante las negociaciones hizo movimientos consistentes con tener un arma de fuego y volverse agresivo», dijo Mina. «En algún punto, hizo movimientos que eran consistentes con recuperar un arma de fuego de su cintura».

Nadie más resultó herido, dijo Mina.


El jefe de policía dijo que los negociadores de la crisis intentaron lograr que el hombre se rindiera pacíficamente.

«Sí tomamos en cuenta el hecho de que había pacientes cerca de su habitación», dijo Mina.

La identidad del hombre se dará a conocer una vez que se notifique al pariente más cercano. Los oficiales involucrados en el tiroteo estarán en licencia administrativa pagada en espera de la investigación.

Orlando Health tuiteó que la sala de emergencias era el único departamento afectado por el cierre. El resto del hospital continuó operaciones normales.

Los investigadores policiales dijeron que se permitiría que la sala de emergencias volviera a abrir mientras continuaban su investigación.