Michael Marshall, 17, izquierda, y el oficial de policía de Miami Raymon Washington. Foto: Miami Herald / JULIAN STROLENY

Un golpe violento con una patineta durante una manifestación de Black Lives Matter ha llevado a una amistad entre un oficial de policía de la ciudad de Miami y el manifestante adolescente acusado de golpearlo.


Las imágenes del joven golpeando al policía circularon por todos los medios de Miami y fue arrestado días más tarde.

Michael Marshall y el policía Raymon Washington han logrado encontrarse y ahora son amigos.

“Los abogados se acercaron a mí porque fui víctima de un crimen, dijeron que el niño quería hablar conmigo y yo dije: ‘Claro’”, dijo Washington en un reporte del Miami Herald.


Marshall, estudiante de último año de la Northwestern High School, dijo que quería tener la oportunidad de disculparse.

“Quería que el oficial Washington sintiera en su corazón lo arrepentido que estaba y cómo esto lo afectó, realmente me lastimó y lo lastimó”, dijo, “y entiendo que lo que hice estuvo mal y que la narrativa estaba muy desordenada mi punto de vista.»

Marshall dijo que sus planes ese día eran solo hablar y defender una causa.

«Simplemente sucedió, él y yo simplemente hicimos clic, y él pidió ayuda», dijo Washington, «y como oficial de policía, me pides ayuda, te voy a ayudar».

La ayuda llegó en forma de conversación sana y compartiendo perspectivas. De estos intercambios, surgió una amistad.

«El oficial Washington se ha convertido en el mentor de Michael y será voluntario en nuestra estación. En una época en que las tensiones entre oficiales y civiles han sido altas, estamos agradecidos por este lado positivo.» dijo la policía de Miami en sus redes sociales.