Policía de Miami en Brickell. Foto: Cuba en Miami

La policía de Miami anunció que incrementará la presencia policial en los centros de votación adelantada para evitar incidentes.


El alcalde de Miami, Francis Suárez, y el jefe de policía Jorge Colina, en una conferencia de prensa el lunes, dijeron que la ciudad había cancelado todas las vacaciones y días libres para los oficiales durante las próximas dos semanas y desplegará detectives vestidos de civil cerca de los cuatro sitios de votación anticipada de la ciudad.

Aunque no se han reportado amenazas creíbles hacia los lugares de votación, los esfuerzos adicionales están destinados a tranquilizar a los votantes nerviosos.

“Hemos recibido correos electrónicos y mensajes de mucha gente asustada”, dijo Suárez, quien estaba flanqueado por dos comisionados de la ciudad y varios miembros de la policía de Miami.

La policía de Miami-Dade dijo que tiene la intención de asegurarse de que las carreteras que entran y salen de los lugares de votación permanezcan despejadas y que están liberando a los oficiales para que respondan rápidamente a cualquier inquietud. Miami-Dade también impide que los propietarios de armas lleven armas a los lugares de votación.


A pesar de la advertencia, Colina dijo que un miembro de su personal superior se reunió el lunes con el FBI y que no hubo amenazas creíbles a ninguno de los colegios electorales de Miami.