Captura de pantalla Local 10 News

Una joven madre de 21 años de Miami se encuentra hoy tras las rejas por no darle importancia a una herida de bala que recibió su hijo, e intentar curarla en casa.

Laqayette Dock ha sido acusada de abuso infantil y negligencia infantil con grave daño corporal, compartió Local 10.


Según una declaración jurada de arresto, el padre biológico del niño le dijo a Dock que el primo de 8 años del niño le había disparó, causando que una bala le rozara el cuello.

Sin embargo, Dock en lugar de llevarlo al hospital para que le atendieran la herida, dijo que no la consideró lo suficientemente grave como para requerir atención médica.

El incidente sucedió durante la semana de Spring Break pero al regresar a la escuela el niño le comentó a la maestra lo sucedido. La escuela entonces contactó a los servicios de emergencia que llevaron al menor al Jackson Memorial Hospital para evaluación.

Dock apareció en la corte el martes por la mañana, cuando la jueza del condado, Renatha Francis, ordenó que se liberara a Dock en arresto domiciliario con una fianza alternativa de $ 10,000. Francis también le ordenó a Dock que se mantuviera alejado de su hijo.


Varios familiares de Dock se encontraban en corte para apoyarla, asegurando que ella es una buena madre y que «a veces pasan cosas o lo que sea, pero Dios hace todo por una razón. Sabes, ella es una gran madre. Ella estará bien», dijo a Local 10, Elquita Williams.

El Departamento de Niños y Familias de Florida abrió una investigación sobre el incidente, mientras su custodia temporal fue entregada a una tía en la familia.