La madre de Miami acusada de asesinato en primer grado por la muerte por ahogamiento de su hijo de 9 años enfrentará la pena de muerte.


Un gran jurado de Miami-Dade acusó a Patricia Ripley de West Kendall esta semana y los fiscales dijeron que la pena de muerte estará sobre la mesa.

La madre de 45 años está acusada de matar a su hijo autista, Alejandro Ripley, en mayo pasado.

El video de vigilancia capturó a Ripley empujando a su hijo hacia un canal detrás de Kendall Acres Condominiums el pasado 21 de mayo. Varios testigos, que vieron al niño ahogándose y pensaron que se había caído accidentalmente al canal, ayudaron a sacarlo.

Al otro día por la mañana su cuerpo fue sacado de otro canal cerca del Miccosukee Golf and Country Club en Kendale Lakes Drive luego que su madre lo reportara raptado desde la noche anterior.


Ripley había llamado a la policía para contarles una historia elaborada sobre el secuestro de su hijo después de que su automóvil fuera asaltado por dos hombres. La fiscal estatal de Miami-Dade, Katherine Fernandez Rundle, dijo que la madre mintió sobre el secuestro.

Los detectives encontraron un video que mostraba que el niño no se había caído, que es lo que asumieron los transeúntes, pero que la madre era la responsable de que Alejandro terminara en el canal.

Los detectives dijeron que Ripley admitió haber conducido hasta la segunda ubicación alrededor de las 8:30 p.m. y empujado al niño hacia el canal donde murió ahogado.

«Va a estar en un lugar mejor», dijo Ripley durante su confesión, según los detectives.

Ella permanece encarcelada en el Centro Correccional Turner Guilford Knight en Miami Dade.