Imagen tomada de Los Tiempos y captura de pantalla de YouTube

Un comunicado de la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba (FHRC por sus siglas en inglés), propone al gobierno de Estados Unidos que reintegre con inmediatez a Cuba a la lista de países que protegen y colaboran con el terrorismo, dio a conocer CubaNet.


De acuerdo a la relación del régimen cubano con los eventos en Venezuela, y el reciente ataque terrorista en Colombia, la FHRC propone al nuevo gobierno de transición venezolano, encabezado por el presidente interino Juan Guaidós que exija la incondicional, completa e inmediata retirada de todos los militares y asesores de inteligencia cubanos de territorio venezolano.

Cuestión abordada este viernes por Guaidó, en alocución a su pueblo, el presidente encargado de Venezuela pidió que los militares cubanos salgan inmediatamente del país.

«Es hora de que salga Cuba de las fuerzas armadas. Hermano cubano, usted es bienvenido a quedarse en Venezuela, pero salgan del Ejército de Venezuela. No tiene nada que ver con el pueblo de Cuba, que somos solidarios con su lucha», apuntó el líder.

La FHRC recuerda que el régimen castrista mantiene equipos de inteligencia encargados de vigilar a los oficiales venezolanos y asesorar cómo reprimir y controlar a la población.


El organismo señala que «el único verdadero vínculo “solidario” entre la élite militar cubana y la cúpula de Nicolás Maduro es el narcotráfico, donde tiene de socios a las FARC, el ELN, Hezbollah, y los carteles mexicanos. Eso es lo que defienden en Caracas y por lo que están listos a sacrificar vidas venezolanas».

El Gobierno cubano es cómplice de la actual planificación y supervisión de la brutal represión en Venezuela, que atraviesa la peor crisis económica, política y social de su historia, de la mano del dictador Nicolás Maduro, heredero del castro-chavismo, sostiene la FHRC, que propone a Estados Unidos reincorporar de inmediato a Cuba a la lista de países que protegen y colaboran con el terrorismo.

La solicitud de la organización también está relacionada a la negativa del régimen castrista para entregar al Gobierno de Colombia a los líderes del ELN, autores de terribles atentados terroristas en ese hermano país, en los últimos años.