El pelotero cubano Loidel Rodríguez Peralta, pidió asilo político a los Estados Unidos tras abandonar la selección isleña el 24 de septiembre que se encontraban en México para participar en la Copa Mundial Sub-23 de dicho país.

“Me fui a las 4:35 de la tarde”,  «Me tiré del segundo piso del hotel por una mata de palma y me recogió un carro que allí me esperaba», dijo al periodista Francys Romero el receptor espirituano de 23 años al arribar a los Estados Unidos.

El joven pelotero es el segundo en llegar a Los EE.UU. siendo el primero el lanzador Uber Mejias pocos días atrás.

Durante el torneo Sub-23 en México un total de 12 peloteros cubanos, la cifra más alta de deserciones en el deporte cubano.