Pese al escándalo que suscitó el accidente aéreo en Cuba, del pasado 18 de mayo, cuando Cubana de Aviación contrató un aeronave de Global Air, aerolínea mexicana, y salió a la luz que un ex piloto y un ex sobrecargo de la compañía declararon a varios medios que el desastre aéreo en La Habana “era algo anunciado” a causa de las “condiciones absolutamente inseguras” en que volaban; la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) de México levantó la suspensión temporal de operaciones que impuso a la empresa Global Air, y con ello la línea aérea ha vuelto a operar, recoge Diario de Cuba.


Según la DGAC al concluir la visita extraordinaria a la compañía, levantó la medida que le impedía continuar operando con normalidad, dio a conocer El Universal, diario del país azteca.

Un juez que recibió el informe indicó: “el acto reclamado mediante el cual se decretó la suspensión temporal de actividades de la empresa (…) quedó sin efectos toda vez que la autoridad responsable (DGAC) llevó a cabo sus facultades de verificación y constató las condiciones y capacidades para la explotación de permisos; lo anterior, tras el análisis de las pruebas y manifestaciones ofrecidas por la quejosa durante el proceso de verificación”.

“La esfera jurídica del quejoso quedó en la misma situación en la que se encontraba antes de la emisión del acto considerado violatorio de derechos fundamentales; lo que origina la improcedencia del presente juicio de amparo porque el acto que se considera violatorio de los derechos humanos desapareció”, añadió.

La prensa mexicana señala que la revisión se llevó a cabo en todas las instalaciones de Global Air, flota aérea, y estaciones que operan al amparo de permisos otorgados a la línea aérea.


Aunque en 2009, un experto de la estatal Cubana de Aviación había recomendado “no contratar bajo ningún concepto” los servicios de esa empresa mexicana, el Gobierno cubano continuó arrendando aviones de Global Air, hasta que el Boeing 737-200 con 40 años de explotación se estrelló en mayo pasado, luego de despegar del Aeropuerto de La Habana con destino a Holguín.

En el accidente aéreo perdieron la vida 112 personas, a la única sobreviviente Maylén Díaz de 19 años de edad, le fue amputada una pierna, y ha quedado parapléjica, se recupera no exenta de complicaciones en el hospital Hermanos Ameijeiras.

En los días siguientes del desastre aéreo, ex empleados de Global Air denunciaron diversas irregularidades vinculadas con la seguridad de sus operaciones.

(Con información de Diario de Cuba)