Farah, personaje representativo de la comunidad LGBT  de Centro Habana, que según el ya desaparecido Historiador Eusebio Leal en el año 2005, emitió un documento prohibiendo a las autoridades la detención de Farah por bailar públicamente y ostentar su homosexualidad en el centro turístico de la ciudad, convirtiéndola en intocable, por considerarla un “personaje costumbrista”, según cuenta el periodista cubano Jorge Carrasco en su reportaje en el año 2016 donde cuenta la historia de Farah.

Recientemente Farah sale en un video bailando con un vestuario estrafalario bailando en medio de la calle mientras que los carros le pasaban por el lado al ritmo de “La Papaya de 40 Libras”, reciente creación exitosa de La Diosa de Cuba.


Las personas a su paso se agrupaban animando a Farah quien es muy popular por sus movimientos provocativos, incluso al paso de los carros muestra el trasero.

El reportaje hecho por el periodista cubano Jorge Carrasco, en el año 2016 para la revista independiente El Estornudo, cuenta la historia de Farah, travesti de Centro Habana quien con su imagen ha acaparado portadas de medios de prensa en todo el mundo.

Historia de un paria, ganador en la categoría Texto del premio de periodismo Gabriel García Márquez en 2017, no solo narró su historia sino que puso en el debate público la discriminación a los homosexuales en Cuba, un asunto invisible para la historia de una revolución liderada por hombres.

Raúl Pulido Peñalver, es el nombre de Farah cuando nació el 24 de agosto de 1965 natural de San Antonio de los Baños, en la provincia Artemisa.

«Negra, homosexual y pobre, Farah reunía todas las condiciones para ser un paria social en la nueva Cuba que se construía. Un país edificado bajo el espejismo de las inclusivas promesas que juraron los hombres fuertes, los hombres de campo que hicieron la Revolución, y bajo cuya anuencia se institucionalizó paulatinamente la homofobia en la Isla», resalta el reportaje de Carrasco.


Farah fue presa por vez primera a la edad de 16 años. En su reportaje carrasco cuenta que el ya fallecido Historiador de La Habana, Eusebio Leal, «emitió alrededor de 2005 un documento por el que se prohíbe a las autoridades la detención de Farah por bailar públicamente y ostentar su homosexualidad en el centro turístico de la ciudad. Eusebio la convirtió en intocable. En el documento la llama “personaje costumbrista”.

«Yo soy el tipo de homosexual al que le gusta llamar la atención. Mientras más extravagante me visto, más segura estoy de mí. Cuando me gritan en la calle “!Farah, perra, dura, diva, tú sí!”, me siento realizada. En una revista dijeron que yo sí tenía cojones y timbales, por haberme lanzado a las calles vestida de mujer sin importarme nada. Yo cuando joven fui un homosexual precioso. Fíjate que tengo cincuenta años y todavía me veo despampanante», explica Farah.

«Soy virgo. Los virgos somos alegres, tenemos suerte para el dinero. Somos muy queridos. Gente sencilla y natural. Yo soy tan famosa que cuando Beyonce vino a La Habana, fue a la cervecera a conocerme. Del nerviosismo me mandé a correr y me escondí en el baño. Al final me pidió que bailara algo. Mandé a la orquesta a tocar “El cuarto de Tula”. Beyonce me regaló quinientos dólares y un vestido. Eso lo sabe todo el mundo», agregó.

La orquesta Van Van con el tema “EL travesti”, del disco Arrasando, inmortalizó a Farah, un fragmento del coro dice “(…) ¡Y qué decir de Farah María, Ave María por Dios!”.

Junto al video de esta semana donde Farah baila al ritmo de La Diosa de Cuba, el periodista escribe en sus redes sociales:

«Mujer inagotable toma La Habana»

Las reacciones a la publicación del video generaron decenas de comentarios de cubanos, la periodista Marta María, especialista en temas de género, escribió:

Debíamos protegerla más y tratarla como lx que es Farah: un símbolo de resistencia. No la resistencia académica y de cuello y corbata, la de las calles, pobres y afrodescendientes, la de las mujeres trans discriminadas también de las luchas»