Imagen de Martí Noticias

Guillermo del Sol, el periodista independiente cubano que llevara 55 días de huelga de hambre decidió abandonarla.


El periodista Yoel Espinosa Medrano y Del Sol hicieron el anuncio a Radio Martí el día de ayer a las 11:30 de la mañana.

«Quiero comunicarles a todas las personas de buena voluntad, a todas las comunidades cristianas y judías del mundo, y a toda la oposición cubana, a mis hermanos, a mis amigos, la Iglesia Evangélica cubana, que en este momento acabo de deponer la huelga de hambre», declaró Del Sol.

«Creo que ya es el momento; mi estado de salud es crítico y quiero que todos sepan que me siento feliz de saber que tantas personas me quieren y han intercedido para que yo depusiera la huelga. Principalmente la Comunidad Judía de Nueva York, a las Iglesias Evangélicas cubanas. Ahora mismo acaban de irse líderes de la Iglesia Evangélica que estaban acá orando conmigo», dijo el activista.

«Es difícil ya a los 55 días decir ya voy a parar, y lo digo con lágrimas en mis ojos. Pero creo que tienen razón; creo que valgo más vivo que muerto», añadió Del Sol que también agradeció a su hijo que no se ha despegado de su lado apoyándolo en su misión.


«Es mucho lo que ha sufrido aquí a mi lado, y que con respeto hasta el último momento ha estado aquí sin dejar de defenderme un momento, que ha perdido casi tanto peso como yo y sin embargo no reclama nada».

En respuesta a una pregunta del periodista de Radio Martí, Paul Sfeir, dijo que seguirá luchando y «Que Dios bendiga al pueblo de Cuba y a todos los embajadores de las causas justas y de la buena voluntad».

Del Sol dijo que piensa continuar con sus trabajos de albanileria, y continuará su lucha de opositor como periodista.

«Seguir enseñando a las nuevas generaciones a que lleven el buen camino de la lucha pacífica y seguir luchando por la unidad de la oposición cubana y porque logremos el cambio en Cuba que tanto necesitamos, la Cuba que todos anhelamos y que desgraciadamente no todos tiene el valor de reclamar por ella. Ese es mi legado siempre», concluyó Guillermo del Sol.