Un periodista independiente cubano de 40 años, que ha trabajado para Univisión 23, Telemundo y Cubanet.com, está detenido en Texas en espera de respuesta a su solicitud de asilo político, desde el mes de abril.

Serafín Morán Santiago testimonió ser blanco de medidas del régimen de La Habana por sus artículos y críticas.

“En Cuba ven a la oposición peor que si fueran delincuentes”, explicó a los agentes de asilo en su primera entrevista, cuando solicitó protección en EEUU.

El cubano se encuentra en el Centro de Detención del Sur de Texas en Pearsall, él alegó que en un inicio intentó solicitar asilo en Guyana y después en México, pero contó que simpatizantes del Gobierno cubano en esos países tomaron medidas en su contra.


Morán Santiago aseguró que ha sido acosado por las autoridades en la Isla por participar en manifestaciones y por documentar en sus escritos violaciones a los derechos humanos.

Asimismo dijo que lo han arrestado varias veces, y le han confiscado sus equipos de trabajo.

“Estoy muy nervioso. Estoy muy preocupado, temo que me vayan a matar”, comentó vía telefónica.

Priscilla Olivarez, quien representa a Morán y es la abogada gerente de la organización Legal Advocacy for Immigrant Survivors en San Antonio, Texas, explicó: “él ha mostrado que lo han acosado en el pasado, que lo han perseguido”.

Además dijo que el periodista “ha criticado abiertamente al gobierno y se ha convertido en un objetivo. Si lo obligan a regresar a Cuba, creo que las probabilidades de que lo persigan, lo encarcelen, o que incluso lo maten, son significativas”, añadió.

Cuba ha sido calificada por la organización Reporteros Sin Fronteras, el país que más viola la libertad de prensa en América Latina, debido a los arrestos y encarcelamientos arbitrarios.

Serafín está a la espera de la decisión de un juez sobre una segunda solicitud de ser liberado bajo palabra, mientras su caso de asilo se decide.

Sin embargo, su mayor preocupación de acuerdo a sus palabras es que pueda ser forzado a regresar a la Isla.

Según El Nuevo Herald, hasta el 30 de julio el gobierno federal ha deportado dos veces más cubanos este año, contabilizando a 364 repatriados forzosamente, que en 2017.

Por otra parte, cincuenta ciudadanos cubanos han solicitado asilo en EEUU este año, de acuerdo al diario miamense al 30 de junio “ninguno lo ha recibido este año”, el pasado año “un tercio de los cubanos que solicitaron asilo lo recibieron”.

Para que EEUU otorgue asilo político, los solicitantes tienen que demostrar temores bien fundados de persecución debido a “razones de raza, religión, nacionalidad, por pertenecer a un grupo social en particular o por sus opiniones políticas”.

El portavoz del Servicio de Ciudadanía e Inmigración, Michael Bars, expresó que la agencia estudia todas las solicitudes de asilo “con justicia” y “caso por caso para determinar si cumplen las exigencias que contempla la ley, políticas y regulaciones”.

(Con información de El Nuevo Herald)