Periodista cubana podría ir a prisión, tras difundir «información sensible» sobre el Covid-19 en la Isla/Imagen de archivo

El régimen cubano amenazó con cárcel a la periodista independiente y directora del medio de comunicación comunitario Panorama Pinareño, Yusleidy Romero, por difundir información «sensible», relacionada con el Covid-19 en la Isla, reporta Martí Noticias, tras denuncia del Instituto Cubano por la Libertad de Expresión y Prensa (ICLEP).


De acuerdo a un comunicado del ICLEP, un teniente coronel identificado como Jesús Ramón Morel Beune acusó a Romero de difundir información que el Gobierno de la Isla maneja en «extremo secreto», durante un interrogatorio en Pinar del Río, donde ademas le reveló terminaría presa, por tal causa.

El oficial le insistió a la reportera para que revelara las fuentes de dos notas que publicó en Panorama Pinareño sobre la propagación de la pandemia en Cuba.

Según Romero, «insistía en que le dijera mis fuentes de información sobre la noticia ‘Villa Internacional Aguas Claras es transformada en hospital turístico ante el COVID-19’, y también estaba muy insultado por la nota ‘Accidente de ambulancia con casos de COVID-19’», puntualizó.

En una de sus notas, la periodista dio a conocer que cuatro casos de turistas aislados por sospechas de Covid-19, estaban hospedados en Aguas Claras, uno de ellos en la habitación 25.


Dicho complejo fue clausurado por el régimen el pasado 19 de marzo, presuntamente por estos hechos, pero la prensa estatal no se hizo eco de esta noticia.

Romero detalló que «no quieren que el pueblo conozca que a los turistas le crean mejores condiciones que a nuestra familia a la hora de ser tratados por el Coronavirus o en realidad esconden algún secreto en Villa Aguas Claras, porque actualmente la Villa está bajo supervisión de la Seguridad del Estado».

Además la reportera contó que un personal médico de la instalación debe de dar parte diario de lo que sucede allí, a un agente de la Seguridad del Estado.

Yusleidy asegura que fue agredida verbalmente durante el interrogatorio, y que el agente le insinuó varias veces que su hijo se podía quedar solo, si ella continuaba trabajando con el ICLEP.

Romero se negó a firmar un acta de advertencia en su contra.