Pasajeros que viajaban a bordo de un crucero de la compañía Carnival vivieron una pesadilla en altamar cuando el barco sufrió una rotura en una de sus tuberías y comenzó a llenarse de agua en los pasillos.

«Literalmente era como estar en una escena del Titanic», escribió un pasajero en Facebook, mientras ponía imágenes de lo sucedido.

El crucero había zarpado de Nueva Orleans el domingo pasado, navegaba rumbo al Caribe occidental donde pasaría siete días.

Carnival anunció que los pasajeros afectados por la inundación serán indemnizados con un reembolso total y un crédito del 50 por ciento en una futura reservación. Además, se les brindó la opción de volar de regreso a casa el viernes.