Foto de Corcoran Premier Realty

Una pareja de la Florida esta siendo investigada por presuntamente obtener de forma fraudulenta un préstamo de la ayuda federal del Coronavirus por un total de 7.2 millones de dólares.

Con el dinero, Don Cisternino y su socia y novia Lori Quasky, compraron una mansión de 3.5 millones en el condado de Seminole. El gobierno ahora intenta confiscar la propiedad de 7 habitaciones.


De acuerdo al Orlando Sentinel Cisternino y Quasky compraron la casa en julio mientras eran investigados por presuntamente proveer información falsa para obtener el préstamo destinado a ayudar a pequeños negocios en tiempos de pandemia.

Cisternino fue el fundador de MagnifiCo, una empresa con sede en Nueva York que afirmó en LinkedIn ofrecer una amplia gama de servicios desde software hasta consultoría, marketing, talento, TI, «servicios literarios, profesionales, personales y más». pero no tenía un sitio web que funcionara, según documentos judiciales.

La pareja vivió junta en un apartamento de lujo en el condado de Manatee hasta que dejaron de pagar el alquiler y fueron amenazados con el desalojo en agosto de 2019, informó el citado medio.

Después de la pandemia en la primavera, Cisternino solicitó un préstamo PPP, alegando que MagnifiCo tenía una nómina mensual promedio de $ 2.9 millones. Fue aprobado por $ 7.2 millones a fines de mayo y luego transfirió el dinero a su cuenta de Capital One que anteriormente tenía un saldo de $ 89.44, según la presentación.


Más tarde, las autoridades informaron las señales obvias de que algo andaba mal en la documentación de su préstamo.

Eso incluyó que Cisternino presentara múltiples formularios W-2 que tenían números de Seguro Social duplicados, incorrectos o incompletos para sus supuestos 108 empleados. Tres personas habían muerto desde hacía más de un año, según los documentos.

Las declaraciones de pérdidas y ganancias de Cisternino enviadas al banco «contenían errores matemáticos básicos» y algunos formularios mostraban cálculos incorrectos para las retenciones de impuestos, agrega la presentación.

Ese verano, Cisternino hizo una serie de gastos extravagantes.

Gastó $ 89,000 en un Lincoln Navigator, escribió un cheque de $ 251,000 a un concesionario de Mercedes-Benz en Sarasota, pagó $ 48,000 en un Maserati y $ 7,000 en el pago final del Nissan de su novia, dicen los registros. Además había pagado una deuda de 1,4 millones de dólares a quien parecía ser un familiar con el mismo apellido.

Cisternino pagó $ 41,000 a los abogados que lo representaron en un tribunal cuando un banco tomó una acción en su contra, más $ 175,000 a Godaddy.com para comprar dominios y entregó $ 403,000 a pequeñas productoras cinematográficas.

Sin embargo, la compra más lujosa fue la de bienes raíces.

Sin obtener una hipoteca en julio, Cisternino y Quasky compraron la extensa propiedad de 12 acres de $ 3.5 millones que tenía una casa de 12,579 pies cuadrados y siete habitaciones con un cine, un pub de estilo británico, un garaje para cuatro autos, una piscina que era adecuada para un centro turístico y un establo para cinco caballos.