El icónico músico cubano Chucho Valdés aseguró que es «un sueño» para los músicos de su generación que La Habana sea sede del Día Internacional del Jazz, lo más grande que «puede haber pasado tras el Havana Jam y la visita de Dizzie Gillespie», hace casi 40 años.

Según recoge Diario de Cuba, Valdés es el anfitrión las celebraciones a la que asisten Irina Bokova, secretaria de la UNESCO, y el pianista estadounidense Herbie Hancock, y que concluirá hoy en La Habana con al presentación de grandes del género como Chucho, Hancock, Marcus Miller y Esperanza Spalding.

«Hoy todo es color de rosa, pero en la época de mis inicios había mucha confusión con esta música. Hoy es como un sueño que tuvimos en esa época y un momento muy grande para nosotros, los viejos que empezamos en ese tiempo y estamos viviendo momentos muy felices al ver como se ha desarrollado el jazz», expresó.

La Habana es sede desde el pasado lunes de sesiones teóricas, conciertos y descargas que han tenido lugar en trece locaciones a lo largo de la ciudad.


«Tener un evento como este en Cuba es lo máximo que puede haber pasado después del Havana Jam», aseguró Valdés.

Por su parte, Bokova explicó por qué escogieron a La Habana como sede de los agasajos.

«Decidimos que la ciudad natural para las celebraciones es desde luego La Habana, no solamente porque es una ciudad de música, de cultura, de patrimonio cultural, una ciudad muy dinámica; sino porque Cuba celebra este año el aniversario 70 de su adhesión a la UNESCO», explicó.