Luego de cumplir sus 70 años de vida, Paquito D’Rivera continua las celebraciones; esta vez en el festival Clazz en Madrid donde pone su corazón en las notas musicales de su saxofón pero también en los memorables recuerdos de su tierra.

«Sueño con volver a tocar alguna vez en mi país», declaró a la agencia EFE cuando le preguntaron por sus sueños sin cumplir luego de una exitosa carrera musical de 65 años en la que se considera afortunado de poder «ser el único capaz de presentarse junto a Cachao y Yo-Yo Má» en el concierto con el que conmemoró 50 años de carrera.

D’Rivera recuerda a su padre con amor y añoranza. Recuerda como con tan solo cinco años le puse en las manos su primer «saxofoncito», el cual aun conserva, y con el cual se presentó por primera en una actividad escolar solo meses después.

«Me gusta este trabajo, si se puede llamar así. Todos mis amigos desde niño, heredados de mi padre, eran también músicos. Es parte de mi vida», responde al ser preguntado por las razones que lo mantienen tan activo no solo como músico, sino también como autor de varios libros.


Al preguntarle que de donde proviene más su éxito, del talento, la constancia, o las oportunidades; el músico comentó, «Todo eso viene junto, pero también la oportunidad es un tren que no espera por nadie». D’Rivera abandonó la isla en 1980 para irse a vivir a los Estados Unidos.

Durante una entrevista con EFE en el 2012, el músico cubano estaba convencido que no viviría para ver el final del régimen de los Castros; sin embargo hoy opina sobre la situación actual, «Es difícil. Tienen alguna magia que no sé en qué consiste, quizás en que cualquier cosa que sea hablar mal de los americanos a la gente le encanta. La Unión Europea y los países de la OEA mantienen un coqueteo con esta gente… Así jamás se logrará, como sí pasó con Sudáfrica gracias al boicot mundial».

En cuanto a la presidencia de Díaz-Canel opinó, «El presidente que ya de por sí era a dedo pone a otro a dedo; es tan ridículo como las elecciones en Venezuela».

Mientras añora su regreso a la Isla, el músico se encuentra actualmente en España donde se presentará prontamente. Sobre España comenta, «Me gusta todo: la comida, el trato de la gente, el idioma…», dice, antes de referirse a los problemas en algunas regiones. «Lo grande de España es que es un paisote enorme y poderoso» y que «no siempre independencia quiere decir libertad, como pasó con Haití, que es el país más atrasado de toda esa zona».

El cubano estará en el Teatro del Canal en Madrid, como parte de la presentación del festival de jazz latino Clazz en su octava edición el día 23 de junio. Junto a él, Pepe Rivero, El Negrón, Georvis Pico y Manuel Machado.

Sobre planes futuros le hace especial ilusión grabar un disco de flamenco junto a Chano Domínguez. «Debo hacerlo cuanto antes, porque lo tengo en el tintero desde hace tiempo. Es, junto con volver a Cuba, una de las cosas que aún me quedan por hacer», concluyó.