Las autoridades de Panamá dieron un plazo de 48 horas para que aquellos cubanos que no aceptaron su propuesta de repatriarse a Cuba abandonen el albergue Chiquirí, reporta Diario de Cuba.


«Tienen 48 horas para salir, si no los deportarán», aseguró Víctor Berrío, directivo de Cáritas, quien agregó que la oferta gubernamental incluye una ayuda de 1650 dólares y terminará el próximo 31 de julio.

Desde que en enero de este año se terminara la ley «pies secos, pies mojados» cientos de cubanos se quedaron varados en Panamá y esperaron por la posibilidad de legalizarse en el país, pero las autoridades aseguraron que su condición no lo permitía.

«La entrada de los migrantes de forma indocumentada imposibilita cualquier tipo de trámites para su regularización», expusieron.