Según reporta Diario de Cuba, en el 2018 el Paseo del Prado de La Habana se engalanará con la apertura de Packard, el nuevo hotel de lujo que se construye a través de los militares.


En el proyecto participan la Inmobiliaria Almest, la Unión de Construcciones Militares (UCM) y la constructora francesa Bouygues, conocida en Cuba por su aporte a la construcción del Hotel Manzana Kempinski y por la polémica que originó la contratación de personal indio para edificarlo.

La Unidad Básica de Inversiones de Almest, dirigida por Orlando Oramas, dijo a la Agencia Cubana de Noticias que el hotel será gestionado por Iberostar, como parte de un contrato bajo la administración del grupo Gaviota, perteneciente a las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Packard contará con 321 habitaciones y 10 pisos de altura, asimismo tendrá tiendas, salas de reuniones, gimnasios, un spa, bares y restaurantes, entre otras opciones de entretenimiento.

El director adjunto del proyecto, Yulisney Ocampo, aseguró que el edificio se levantó desde cero en la zona donde antes se encontraba el Hotel Biscuit, inaugurado en 1911 y que cambió su nombre en 1931 por Packard.