Crucero entrando al puerto de La Habana (foto de pixabay)

A través de la televisora ABC Action News, la Asamblea de la Resistencia Cubana (ARC), con sede en Miami comenzó a transmitir en un canal de televisión de Tampa, anuncios publicitarios en inglés contra los cruceros que visitan la Mayor de las Antillas.


La coalición de organizaciones del exilio y la Isla indicó que el objetivo fundamental es “informar cómo contribuyen a la represión, la explotación y el robo contra el pueblo cubano”.

Uno de los anuncios, en referencia a las propiedades confiscadas por el régimen cubano, dice los siguiente: “debes saber: Las líneas de cruceros que viajan a Cuba están atracando en puertos robados. No ayudes al robo”.

Estos anuncios como los que han sido transmitidos en Miami buscan “educar a los televidentes sobre las consecuencias nefastas y poco éticas de emprender turismo a una Isla dominada por una tiranía comunista durante los últimos 60 años”, detalla la ARC.

Orlando Gutiérrez Boronat, miembro del Secretariado de la Asamblea de la Resistencia Cubana también mencionó que la preparación y transmisión de los spots en Tampa expande la campaña a esa ciudad.


“Estamos abriendo una nueva etapa en nuestra campaña de insistir en que en Cuba debe haber libertad primero y cruceros después, al ampliarla a la zona de Tampa con estos anuncios de televisión y otras actividades que se van a llevar a cabo”, comentó.

Rafael Pizano, uno de los coordinadores de la ARC expresó: “vamos a movilizar al exilio cubano en Tampa y a toda la comunidad en la lucha por hacer conciencia sobre la inmoralidad del turismo de cruceros a Cuba”.

Los organizadores de la campaña hasta ahora han desplegado vallas en la zona de Miami, así como también han transmitido anuncios de radio y televisión, llevando a cabo protestas frente al puerto de Miami, entre otras actividades para denunciar la corrupción del régimen, y la doble moralidad de estas compañías de cruceros.

“Estos cruceros están claramente ignorando las legítimas exigencias de Estados Unidos y están comerciando con una dictadura que lleva 60 años en el poder, que explota a los trabajadores y que no permite el sindicalismo libre. No podemos ser cómplices con la misma al utilizar estos servicios”, concluyó Pizano.

(Con información de Diario de Cuba)