La Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) concluyó sus sesiones este domingo en La Habana, luego de dos días de debate que incluía entre otros el tema del matrimonio igualitario, y la eliminación de la palabra “comunismo” de la Constitución.


Martí Noticias apunta que pese a que el Parlamento unicameral decidió suprimir la palabra comunismo del Anteproyecto de Constitución, en su intención de “avanzar hacia una sociedad superior”, en realidad se trata más bien de maquillar la realidad que sigue siendo la misma en la Mayor de las Antillas.

Opositores, abogados y periodistas independientes en la Isla han reaccionado a lo que consideran una paradoja del Gobierno cubano.

Luis Cino Álvarez, escritor y periodista del portal CubaNet señaló: “no le veo mucha importancia, ellos se están acomodando a los tiempos”.

Para René Gómez Manzano, abogado y fundador de la Corriente Agramontista, eliminar esta doctrina como fin del sistema prueba que sigue siendo algo utópico.


“¿En base a qué va a ser ese partido comunista (el Partido Comunista de Cuba, PCC) la fuerza dirigente y superior de la sociedad y el estado? Además es el único legal, permitido”, detalló.

No obstante el abogado indicó que los supuestos cambios no evitan “el carácter antidemocrático de la Constitución”, redactada y aprobada en 1976 bajo el mandato de Fidel Castro.

Navid Fernández, activista LGBTI considera que después de tanto camino andado, reconocer el matrimonio igualitario es una cuestión positiva.

“Que se esté hablando en público en la Asamblea Nacional, por los medios de difusión masiva en Cuba, que se estén abriendo pequeños espacios para la comunidad LGBTI… no existe ningún marco legal que defienda a la comunidad LGBTI en ningún aspecto”, señaló el activista.

Víctor Manuel Dueñas, se encuentra en Holanda tramitando su solicitud de asilo político, y puso en duda la ejecución de tales leyes, en caso de llegar a ser aprobadas.

“Hay que esperar a ver cuál es la práctica de esto, porque tener un matrimonio igualitario en Cuba no evita la represión contra la comunidad (LGBTI)”, comentó el activista desde Ámsterdam.

Por su parte la opositora cubana Martha Beatriz Roque Cabello explicó:

“El hecho de que haya un presidente de la república y haya también un primer ministro no lo es solo desde el punto de vista político, sino también desde la separación de funciones, lo que implica que va a haber dos personas, e implica un poco de descentralización”.

La también economista se centró en las asambleas del Gobierno en las provincias, que ahora tendrán un gobernador.

“Este tenía tanto las funciones estatales como las gubernamentales y no le permitía tener un mejor control de las cosas, según está pensando en estos momentos la dictadura”, añadió Roque Cabello.

Otros activistas se refirieron a que el régimen modificando la Carta Magna ha intentado tratar de pulir los conceptos, y las cuestiones desde la estilística y la lingüística.

(Con información de Martí Noticias)