Un nuevo operativo policial en la cabecera provincial de Pinar del Río terminó desarticulando un negocio ilícito de venta de productos a través de internet, específicamente mediante el portal «Ven D Pinar», y otros similares.


Varias casas en la localidad, según el Canal Caribe de la prensa estatal, sirvieron de almacén para esta mercancía.

Entre los artículos confiscados por las autoridades, se encontraban celulares, ropa, zapatos, productos de belleza y otros.

Este caso, de acuerdo con la reportera oficialista, continúa siendo investigado por la policía cubana.

El teniente coronel Rodelay Ramos García, jefe de la unidad provincial de investigación criminal, quien participó en el operativo, confirmó el tipo de mercancía decomisada.


“Fueron ocupados un grupo de bienes importados, entre los que se destacan prendas de vestir, artículos de belleza, calzado y otros, los cuales se encuentran en calidad de depósito, a disposición de los tribunales, en estos momentos está siendo procesada por los delitos de actividad económica ilícita y cohecho”, precisó el teniente coronel, refiriéndose a una mujer involucrada en el negocio ilegal, a la que le espera una condena de prisión provisional.

Según la periodista que hizo el reportaje, estas personas venden sin licencia que se los permita, y ofrecen su mercancía a altos precios en los sitios en internet, lo cual “no se corresponde con los esfuerzos que hace el país, en un escenario marcado por una situación económica compleja, en medio de una epidemia”.

Al mismo tiempo la televisión estatal, llamó “personas inescrupulosas” a los “revendedores”, que tienen las mismas necesidades del cubano de a pie, y que tienen que acudir a la venta de este tipo de productos escasos en el país, para poder subsistir, y llevar un plato de comida a su mesa.

Sin embargo, la prensa estatal indica que “estas personas se aprovechan del momento para su enriquecimiento personal, y venden los productos ilegalmente, con precios tres y cuatro veces y más, superior al original”.

Para los reportes de la televisión, fueron consultados cubanos con ideas afines al régimen dentro de la Isla, que estuvieron de acuerdo con las fuertes medidas contra los coleros, acaparadores y revendedores.