La policía y el Gobierno cubano no es capaz de controlar la ola de robos, muchos cubanos viven con temor a los hurtos en sus viviendas, se protegen como pueden en la provincia de Guantánamo, para asegurarse con rejas y candados, que ellos mismos buscan de que no ocurra un robo en sus casas.


La red de vigilancia de los barrios que organizaban los Comité de Defensa de la Revolución no está funcionando en la prevención o investigación de los robos.

Entre diciembre del año pasado, y los primeros días de enero de 2018, se han producido varios robos en viviendas habitadas en Guantánamo.

Martí Noticias entrevistó al respecto:

“Hay una pila de jóvenes desvinculados del trabajo y el estudio, que como no trabajan, roban para salir a las fiestas», dijo una mujer.


Dalmara Cervantes ama de casa, opinó: “La gente se vuelve loca, porque como no tienen presupuesto, le gusta estar cogiendo lo que no es de ellos, eso es lo que sucede».

“Se han robado piernas de puerco, arroz, ropa, bicicletas”, detalla una señora.

La prensa estatal no revela estos sucesos, ya que la eficiencia de la policía para la resolución de estos casos, está en tela de juicio.

“Hay muchos casos que nunca encuentran quien se robó las cosas de dentro de las casas, y nunca aparece, y ya todo se quedó igual”, dice la joven.

“Hace tres años me robaron, y vinieron, cogieron huellas en toda la casa, y nunca me avisaron para saber si aparecieron mis objetos robados”, argumenta la señora.

Un jubilado, Roberto Alcántara comenta: “Hay que volver de nuevo a aquel sistema que se usó en la guardia cederista, para que eso se elimine, hay que hacerlo. Además la policía no sólo debe trabajar en eso”.

(Con información de Martí Noticias)