Un oficial de la policía que tocaba el piano logró reconfortar a una familia de Pembroke Pines, que lidiaba con un problema médico, el Departamento de Policía compartió el vídeo en sus redes sociales.

«Don’t Stop Believin» de Journey fue la melodía que interpretó Hernández, mientras los bomberos auxiliaban a un hombre mayor que se había caído en su casa en la comunidad de Spring Valley el mes pasado.

El agente tocó la canción para animar a la angustiada hija del anciano, un bombero filmó el fragmento del vídeo.


Afortunadamente el padre de la chica está bien, el oficial Hernández contó: «lo he hecho un par de veces.
Generalmente anima a la gente», en referencia a que ha tocado el piano en varias ocasiones durante su trabajo.

También reveló que ha estado tocando desde que tenía alrededor de 6 años. Gail-Ron Rolison, usuario de las redes comentó: «otra razón más por la que tenemos los mejores socorristas».

«Tienen pasión por la comunidad, así como grandes habilidades en sus trabajos», añadió.