Un policía que acudió a detener una celebración en San Antonio, Texas, terminó dando una demostración de cómo bailar salsa.

Cuando el agente llegó a la vivienda, no sólo notó que la llamada del 911 había sido exagerada, pues el ruido no impedía dormir a los vecinos, sino que, ya ambientado, bailó en compañía de los presentes.

En la fiesta se encontraban niños pertenecientes al grupo de baile ‘Next Generation Dance Crew’, organizadores del evento.