Las autoridades de Estados Unidos están preocupadas por el incremento de los balseros cubanos intentando llegar a las costas de la Florida.

En lo que va de año fiscal la Guardia Costera ha interceptado a 5,421 cubanos lo que representa el mayor número desde la crisis de los balseros en 1994.


Recientemente se reportó la deportación a Cuba de otros 82 cubanos, y reportes como esos ocurren hasta dos veces en una misma semana.

La agencia de Seguridad Nacional y la embajada de Estados Unidos en Cuba han advertido del incremento de las patrullas en el estrecho de la Florida asegurando que los cubanos interceptados serán deportados a Cuba.