narrow-street-havana-cuba.jpg.rend.tccom.1280.960


Una serie de nuevos lineamientos económicos fueron difundidos por el Partido Comunista de Cuba, los cuales acentúan a lenta y limitada naturaleza de las reformas ante la marcada crisis económica existente en el país.

Las 274 reglas indican que no se permitirá la concentración de propiedades y riqueza, y prometen mejorar el servicio de internet, aunque sólo «gradualmente, según lo permitan las posibilidades económicas». Cuba es una de las naciones con peor conectividad del mundo.

Los lineamientos, además, actualizan el documento que presentó en 2011 el presidente Raúl Castro sobre su visión de una reforma económica. Esas reformas han permitido el crecimiento de decenas de miles de empresas privadas, desde zapateros independientes hasta restaurantes de lujo y pequeños hoteles boutique.

Pero las empresas privadas no han podido salvar al gobierno de la falta de dinero y el estancamiento económico, debido a los recortes en los subsidios al petróleo por parte de Venezuela.


Aunque el gobierno informó que debería reducir el consumo de energía un 6%, hasta el momento, Cuba no ha tenido cortes o reducción sostenida de electricidad, ni algún otro efecto llamativo de una recesión.

Sin embargo, existe una extensa frustración popular ante la incapacidad del gobierno para incrementar los salarios estatales o permitir un crecimiento más rápido de las empresas privadas.

Los habitantes, frustrados por las faltas de oportunidades y preocupados de que Estados Unidos ponga fin a sus privilegios especiales respecto a los inmigrantes cubanos, abandonan la isla de 11 millones de personas en cifras cada vez más altas.

La tasa de emigración ha sido de más del doble desde que se descongelaron las relaciones, y más de 90.000 cubanos han ingresado a Estados Unidos a través de los cruces fronterizos. Más de 10.000 han salido de la isla en balsas y muchos otros se han ido a otros países.