Nuevo vídeo de violencia policial en Cuba se hace viral en pocas horas/Captura de pantalla Twitter

Nuevo vídeo de violencia policial en Cuba se hace viral a pocas horas de haberse publicado en internet. El lamentable suceso ocurrió en el municipio de Banes en la oriental provincia de Holguín, y aunque fue subido a la red de redes ayer viernes 26 de agosto, la realidad es que fue filmado el pasado mes de julio.

En el fragmento de audiovisual subido y comentado por el usuario de Twitter  El Logan Culé, se ve a la policía política y militares del régimen cubano cayéndole encima a un holguinero, al que arrestan violentamente lanzándolo contra el suelo mientras lo sostienen de las manos, y lo agarran por el cuello.


Al tiempo que la población interviene frente al evidente abuso de poder y brutalidad.

En apenas 24 horas, el audiovisual publicado ayer en la tarde, cuenta con más de 9.000 reproducciones en Twitter y decenas de reacciones.

«La gente mirando, deberían llevar a los cubanos de observadores internacionales», ironizó un cibernauta identificado como Luis.

«Pregunta rápida: ¿cuándo vamos a dejar de grabar sin actuar, de mirar, de gritar, de chismear, de vivir el pedacito morboso de todo esto? “Sólo la violencia ayuda donde la violencia impera”. No es una frase mía, el lío es que es cierta. ¡Fuego con esos singaos, reping…!», comentó otro usuario.

«Señores lo que no logro entender es que ellos son tres y el pueblo más de 30 y nadie se pronuncia ¿es que no hay sangre en las venas de los cubanos?», cuestionó Liomar Valdés Rodríguez.

Aunque últimamente un gran sector en la Isla parece haber perdido el miedo y ha salido a hacer visible su oposición contra el castrismo, todavía hay una parte importante de la población que persiste en su papel pasivo frente a los atropellos de la dictadura.

Por otra parte, episodios como estos son cada vez más frecuentes en la Isla comunista, pues las redes sociales le han arrebatado el poder a los estatales medios masivos de comunicación, los cuales frente al fenómeno del creciente acceso a internet en Cuba, y sus constantes campañas difamatorias han perdido toda la credibilidad que en un tiempo pudieron ostentar.