El dominó de los cubanos se hizo único con el llamado doble nueve, de acuerdo a la BBC que aunque sus orígenes se remontan a China, en el siglo X, según la Enciclopedia Británica, en Cuba se hizo el juego nacional, y añadiéndole esta particularidad.

¿Para rendir tributo al pasatiempo de los cubanos?

Hialeah inauguró esta semana su propio Parque del Dominó, que según El Nuevo Herald, no se ha construido para que compita con el popular parque Máximo Gómez de La Pequeña Habana, donde más se práctica este juego en el sur de la Florida, sino que es más bien un espacio cultural hecho para la comunidad, donde el tributo se rinde a todos los juegos de mesa.

El diario de Miami señala que el nuevo parque colinda con la Biblioteca John F. Kennedy, y que “es un pintoresco espacio al aire libre rodeado de murales, no tiene mesas de dominó. Para sentarse solo hay bancas decoradas con obras de arte”.


El dominó se coloca en el suelo, y sobre el césped se ubican gigantes tableros de ajedrez y damas, con los que ayer varios niños y adolescentes estaban ensimismados.

La ceremonia de apertura se llevó a cabo con varios artistas que idearon el proyecto, The Miami Foundation y la familia Coipel destinaron $25,000 para la obra, mencionó el alcalde de Hialeah Carlos Hernández.

“Será una oportunidad para que nuestros ciudadanos puedan disfrutar del arte en nuestros espacios públicos. Espero que disfruten de este lugar”, comentó el alcalde al centenar de personas que acudieron a la inauguración.

“Todos [los artistas de este proyecto] desarrollamos nuestras obras basados en temas literarios mezclados con fichas de dominó, [juego] que identifica a los cubanos”, dijo el artista Freddy Villamil, natural de San Antonio de los Baños, expresando su complacencia por el interés municipal de desarrollar en Hialeah espacios de encuentro en beneficio de la comunidad.

La colorida obra “Cuba Libre”, pintada en el piso de la pérgola del parque, estuvo a cargo de Grisell Gajano, artista neoyorquina de padres cubanos.

“Me siento muy orgullosa porque yo me crié en Hialeah y desde pequeña venía a esta biblioteca a estudiar. Esta es una oportunidad para expresar mi gratitud a la ciudad a la que mi familia se mudó cuando yo tenía 4 años”, detalló la cubanoamericana.

(Con información de El Nuevo Herald)